Vaquita cariñosa se duerme con el sonido de la guitarra

Esta chica que trabaja en un santuario usa su voz y su guitarra para que los animales estén más tranquilos y relajados pero esta vaca en particular llamada Joanquim es la que más disfruta de las serenatas al punto de quedarse dormida escuchando las melodías.

Lo que  Luiza hace es una labor extraordinaria ya que muchos animales reaccionan positivamente al sonido musical y les permite adaptarse fácilmente cuando llegan a este santuario.

Más Curiosidades